EL PADRE QUE TARDÓ 10 AÑOS

Un padre tarda diez años en que la escuela reconozca una supuesta superdotación en su hija. A pesar de que tal pretendida alta capacidad carece del imprescindible diagnostico clínico, este padre reclamó cincuenta mil euros a la Junta de Andalucía.

Volver atras